INFORMACIÓN IMPORTANTE para pacientes de
Jerez de la Fra.
Cita Online

blog

 
Salud
Jueves, 01 de Agosto de 2019
 

Oído, garganta y nariz: prevención y tratamiento de las enfermedades más comunes

 
Redacción
 

El equipo de Otorrinolaringología de Grupo IHP explica las patologías más frecuentes que pueden tener nuestros pequeños, como las otitis, amigdalitis, adenoiditis o ronquidos nocturnos, así como los catarros, las sinusitis o el sangrado nasal.

¿Qué enfermedades infecciosas auditivas pueden afectar a los más pequeños?

Oído, garganta y nariz: prevención y tratamiento de las enfermedades más comunes
Las otitis medias en todas sus variantes (seromucosa, aguda, crónica…) son uno de los procesos más frecuentes en la edad pediátrica. Además, son una de las principales causas de prescripción de antibióticos y de ingreso hospitalario en los más pequeños. 
 
El origen de las otitis medias viene condicionado por la falta de maduración del oído medio asociado a catarros frecuentes. Con un tratamiento adecuado y con la madurez suficiente, la mayoría de los procesos se resuelven cuando los niños y niñas alcanzan los 5-6 años de edad.
 

Existen casos donde los problemas auditivos de oído medio pueden degenerar en procesos crónicos, como la otitis media crónica, donde deben ser controlados por otorrinolaringólogos pediátricos especializados. 

¿Cómo podemos prevenirlas?

Las irrigaciones nasales con agua de mar o suero salino se han convertido en uno de los recursos más eficaces y más interesantes para el tratamiento de la patología rinosinusal pediátrica. Estos lavados, acompañados de técnicas efectivas de limpieza nasal, son los recursos menos costosos y a los que mejor responden los niños y niñas. 

El entorno también ha adquirido una vital importancia en la patología pediátrica otorrinolaringológica. Se ha demostrado cómo la incidencia de patología infecciosa en el territorio ORL es más frecuente en niños que viven en ambientes donde se fuma. 

La lactancia materna, así como proporcionar al pequeño una dieta variada, rica y saludable, también han demostrado su efecto protector frente a los procesos infecciosos.

¿Cuáles son las patologías que más pueden afectar a su garganta?

Los problemas más habituales suelen ser amigdalitis de repetición, las adenoiditis, los ronquidos nocturnos con o sin pausas de apnea, etc.
 
La mayoría de los casos son debidos a una hipertrofia de las amígdalas y adenoides (vegetaciones) y en ocasiones está indicado el tratamiento quirúrgico para eliminar el problema. 

¿Cómo debemos tratarlas?

Habitualmente es suficiente con el uso de irrigaciones nasales con suero fisiológico asociados a antinflamatorios orales o tópicos, pero en los casos de sobreinfección bacteriana puede ser necesaria la asociación de algún antibiótico.
 
En ningún caso es recomendable el uso de antibióticos sin la supervisión de un pediatra o un otorrino pediátrico.  Las amigdalectomías o adenoidectommias, de manera independientes o asociadas, se reservan para los casos en los que el tratamiento conservador no ha sido eficaz. 

¿Y las que más dañan a la nariz?

Oído, garganta y nariz: prevención y tratamiento de las enfermedades más comunes
A nivel nasal nos encontramos que los principales problemas que afectan a los pequeños son los catarros de vías altas, más habituales en los meses de invierno.
 
Las sinusitis pediátricas constituyen frecuentemente un proceso derivado de un mal control de los catarros nasales, siendo un proceso banal que se resuelve, en la mayoría de los casos, con tratamiento conservador. Este tipo de patología también puede estar asociada, aunque de una manera mucho menos frecuente, a otras patologías como la fibrosis quística. 
 
Otro problema habitual en niños es la epistaxis o sangrado nasal. Es más frecuente en los meses de verano por el aumento de la temperatura, aunque en los meses fríos también puede aparecer como consecuencia de la inflamación nasal que se produce en los catarros. 

COMENTARIOS