AMPLIACIÓN DE
HORARIOS Y CONSULTAS
Cita Online
 

NOTICIAS IHP

Martes, 21 de Julio de 2020
 

Especialistas advierten de la importancia de vigilar a los niños en el agua para evitar cortes de digestión y ahogamientos

La Dra. Adelaida Sánchez, jefa de la Unidad de Pediatría en el centro IHP del Hospital Quirónsalud de Marbella (Málaga), explica que es importante evitar las distracciones, estar atentos y saber cómo actuar ante este tipo de circunstancias.

Especialistas advierten de la importancia de vigilar a los niños en el agua para evitar cortes de digestión y ahogamientos

Los especialistas de Grupo IHP adiverten de la importancia de mantener una vigilancia constante sobre los niños cuando estén en el agua, así como seguir una serie de pautas para evitar un corte de digestión.

En este sentido, la Dra. Adelaida Sánchez, jefa de la Unidad de Pediatría en el centro IHP del Hospital Quirónsalud de Marbella (Málaga), explica que el corte de digestión o hidrocución se produce como consecuencia de un cambio brusco de temperatura al entrar de manera precipitada en agua fría. "Estos grados de diferencia provocan una reacción de los vasos sanguíneos (se estrechan) y por tanto fluye menos sangre al cerebro, lo que puede originar un desmayo en el pequeño", explica la Dra. Sánchez.

La doctora ha insistido en que "el peligro de perder la conciencia en el agua radica en que se puede producir un ahogamiento". Así, ha apuntado que la hidrocución no se asocia únicamente a la digestión, sino a cualquier circunstancia en la que se da ese cambio brusco de temperatura.

Debido a que el proceso de digestión requiere mayor cantidad de sangre en el estómago, la Dra. Sánchez recomienda cautela y sentido común: "si se ha comido ligero, basta con ir aclimatando el cuerpo al agua e introducirlos de manera escalonada en la playa o piscina. Pero si la comida ha sido muy copiosa, conviene esperar antes de meterse en el agua", incide.

La pediatra explica que los síntomas más habituales del corte de digestión son fácilmente identificables, ya que el niño suele presentar palidez, escalofríos, visión nublada, mareos, náuseas y vómitos.

En estos casos explica que "es importante auxiliar al pequeño procurándole calor para que recupere temperatura". Así, ha indicado que el cuadro desaparece "al poco tiempo y normalmente se recupera al cabo de una o dos horas, pero es conveniente acudir a un médico".

Ahogamiento infantil
Especialistas advierten de la importancia de vigilar a los niños en el agua para evitar cortes de digestión y ahogamientos

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el ahogamiento es una de las cinco primeras causas de mortalidad entre 1 y 14 años de edad en el mundo y en España, la Asociación Española de Pediatría lo sitúa como segunda causa de muerte accidental en la infancia.

Los especialistas abogan por la supervisión constante del niño, aunque este haya adquirido destreza y habilidad suficiente en el medio acuático. La Dra. Sánchez ha recalcado en que "el adulto debe vigilar sin perder de vista al niño o niños que se encuentran dentro del agua".

"Es importante evitar distracciones cuando se está a cargo de menores en el agua, como contestar un mensaje del móvil o conversar con otras personas. Son acciones que desvían nuestra mirada de los pequeños y un descuido de unos segundos puede tener consecuencias muy graves", sostiene.

Aunque en verano, la mayoría de los accidentes relacionados con el agua se producen en los lugares de ocio, la pediatra extiende la misma advertencia al ámbito doméstico ya que, según ha indicado, en casa "también hay que ser precavido con los recipientes en los que pueden almacenarse líquido". "Hay que vaciar cualquier recipiente con agua después de su uso, como por ejemplo los cubos de la fregona o barreños. Y en el cuarto de baño no se debe dejar a los niños sin supervisión", concluye.

 

Fuente: La Vanguardia