INFORMACIÓN IMPORTANTE para pacientes de
Jerez de la Fra.
Cita Online

blog

 
Sociedad
Jueves, 18 de Julio de 2019
 

«La sensación de plenitud al alimentar a tu bebé y a otro enfermo o prematuro es inigualable»

 
Redacción
 

La pediatra María José Gil Domínguez, cuenta su propia experiencia como madre donante de leche.

«La sensación de plenitud al alimentar a tu bebé y a otro enfermo o prematuro es inigualable»
¿Qué pasos hay que dar para poder donar?
Lo primero es tener instaurada la adecuada lactancia con tu propio bebé mientras se realiza un cuestionario de salud y una analítica básica para descartar enfermedades contagiosas a través de la leche materna. Una vez que recibes el visto bueno, el cuestionario es correcto y la analítica negativa, te facilitan todo el material (sacaleches automático Medela, botes, pegatinas y nevera) y puedes empezar con la donación. 
 
¿Cuánto tiempo pudiste donar?
Durante los primeros seis meses, mientras tuve leche suficiente. Le daba de mamar a mi hijo y luego me vaciaba el pecho con el sacaleches. Lo que me extraía, lo donaba.  Además, el hecho de vaciar completamente el pecho es el mejor estímulo para producir más leche. 
 
¿Qué consejos le darías a quien quiere donar?
Primero estar muy motivada y segura de ti misma para darle el pecho a tu propio bebé. Luego, estar igualmente motivada para hacer una gran labor solidaria, que es donar leche para otros bebés que la necesitan y sus madres no pueden administrársela.
 
¿Es necesaria alguna medida de higiene en concreto?
No especialmente. La ducha diaria y limpiar un poco el pecho con agua antes de extraerte la leche. Y, por supuesto, esterilizar el sacaleches diariamente.

"La leche materna es oro líquido"

«La sensación de plenitud al alimentar a tu bebé y a otro enfermo o prematuro es inigualable»
La Dra. María JoséGil.
Y tras finalizar, ¿seguiste algún procedimiento específico?
Cuando vi que ya se me estaba retirando la leche y no tenía suficiente ni para mi bebé, solo tuve que escribir un correo electrónico a una dirección que me facilitaron para decir que no podía continuar, con bastante pena, la verdad. 
 
¿Qué sientes a día de hoy tras haber donado? 
Me siento muy satisfecha, con ganas de haber podido continuar más tiempo. Ojalá mucha gente se animara a donar. La sensación de plenitud por estar alimentando a tu bebé y a otro que está enfermo o prematuro es inigualable. 
 
¿Qué mensaje les das a otras madres?
Uno muy claro: que se animen, no se trata de quitarle leche a tu bebé, solo se dona lo que sobra, cualquier cantidad es bien recibida. Es “oro líquido” para esos pequeños que luchan por su vida en una incubadora.

COMENTARIOS


 
 
 
 
 
 
 

 
COMENTARIOS (1)
 
1. Publicado por Mary espe el 18/07/2019 02:07
 
Una pena no haberlo sabido antes....hubiera donado....