INFORMACIÓN IMPORTANTE para pacientes de
Jerez de la Fra.
Cita Online

blog

 
Salud
Lunes, 30 de Septiembre de 2019
 

¿Qué contraindicaciones suelen tener las vacunas?

 
Redacción
 

A la hora de vacunar a nuestros hijos es importante conocer las principales contraindicaciones para evitar situaciones de riesgo, así como detectar algunos mitos y las creencias erróneas.

¿Qué contraindicaciones suelen tener las vacunas?

Cada vez que suministremos una vacuna a un niño debemos conocer las contraindicaciones de la vacunación para evitar situaciones que puedan ponerle en riesgo. En este caso, la contraindicación es una condición del paciente pediátrico que puede aumentar el padecimiento de un efecto adverso grave si se le administra una determinada vacuna en un momento concreto. La mayoría son temporales y una vez pasadas esta situación, el pequeño podrá ser inmunizado.  

En Grupo IHP te explicamos que las fichas técnicas de cada vacuna pueden cambiar con el tiempo y estar controladas para saber si están actualizadas. Por ello, aconsejamos recurrir a profesionales en caso de duda.

¿Qué son las contraindicaciones permanentes?

Son reacciones alérgicas anafilácticas a una dosis previa de una vacuna o a algún componente de la misma.

¿Y las contraindicaciones temporales?

El embarazo y la inmunodepresión o inmunosupresión son los dos ejemplos más comunes de contraindicación temporal, únicamente para las vacunas víricas o bacterianas atenuadas.

 

Las contraindicaciones temporales permiten la administración de una vacuna una vez resueltas.

 
  • Embarazo: el embarazo es una situación que contraindica de forma temporal la administración de cualquier vacuna atenuada ya sea vírica o bacteriana.

 

  • Inmunodepresión: la inmunodepresión o el tratamiento inmunosupresor contraindican, con algunas excepciones, las vacunas atenuadas; los niños con niveles de linfocitos CD4+ superiores al 15% pueden recibir las vacunas triple vírica y la de la varicela. Esta inmunodepresión puede condicionar una respuesta inadecuada de las vacunas inactivadas, que se podrán administrar, aunque posteriormente es posible que precisen dosis adicionales. En nuestro país, los niños sanos que conviven con personas inmunodeprimidas pueden y deben recibir todas las vacunas de calendario que les correspondan por su edad, incluidas las de virus vivos como triple vírica (sarampión, rubeola o parotiditis), varicela y rotavirus, asimismo deben vacunarse anualmente frente a la gripe si tienen, al menos, 6 meses de edad.

 

  • Cualquier enfermedad moderada o grave (crisis asmática, cardiopatía descompensada, diarrea aguda...), con o sin fiebre, es una contraindicación temporal para la administración de las vacunas, salvo situación de riesgo epidémico muy elevado. Una vez desparecida la situación podrán recibir vacunas.

 

La edad de administración puede considerarse una contraindicación. La vacuna triple vírica no se aconseja administrarla antes de los 12 meses de vida porque puede interferir con los anticuerpos maternos y no producir una respuesta inmunológica completa, aunque en situaciones epidémicas se puede administrar a partir de los 6 meses de edad, aunque posteriormente deberá recibir dos dosis a partir de que cumpla los 12 meses de edad. Igualmente, la vacuna frente a la hepatitis A se administra a partir de los 12 meses de edad, la antigripal a partir de los 6 meses de edad y los componentes de carga antigénica estándar de difteria y tosferina (D y P) solo se pueden aplicar hasta los 7 años de edad.

Precauciones que debemos tomar

¿Qué contraindicaciones suelen tener las vacunas?

Son situaciones en las que la administración de una vacuna condiciona un mayor riesgo de presentar un efecto adverso o bien que la respuesta inmunitaria a la vacuna pueda ser insuficiente y no permita obtener una adecuada protección.

Una precaución indica que debe valorarse el cociente riesgo/beneficio antes de decidir la administración de la vacuna en cuestión. En determinadas circunstancias en las que el beneficio es superior al riesgo (p. e. situación de epidemia) la vacuna puede administrarse.

 

Algunas situaciones consideradas precauciones son:

  • Fiebre superior a 40,5°C en las 48 horas siguientes a la administración de una dosis de cualquier vacuna con el componente de la tosferina.

 

  • Trastorno neurológico progresivo, incluidos espasmos infantiles, epilepsia no controlada y encefalopatía progresiva. En estos casos se recomienda retrasar la vacunación de la tosferina hasta la estabilización del proceso.

 

  • Historia de síndrome de Guillain-Barré en las 6 semanas posteriores a la administración de una vacuna. En este caso deberá valorarse con precaución la conveniencia o no de administrar una dosis posterior de dicha vacuna.

 

  • Pacientes con enfermedades crónicas y/o inmunodepresión: la respuesta a la vacunación puede ser subóptima en algunos de estos pacientes, por lo que las vacunas deben administrarse atendiendo a este hecho. Se ha comentado previamente que en caso de inmunodepresión las vacunas atenuadas están contraindicadas en la mayoría de las situaciones.

 

  • La administración de productos biológicos (inmunoglobulinas o sangre) antes de la administración de la vacuna triple vírica o la de la varicela.

 

  • Una excepción a la anafilaxia como contraindicación son los niños con alergia anafiláctica al huevo, ya que pueden recibir la vacuna triple vírica en el centro de salud, porque prácticamente no tiene proteínas de huevo, esperando posteriormente 15-30 minutos en la sala de espera como con todas las vacunas y actualmente, también, pueden recibir vacunas inactivadas frente a la gripe en el centro de salud.

Cuidado con las falsas contraindicaciones

Es importante conocer también las falsas contraindicaciones de las vacunas para evitar la propagación entre la sociedad de creencias erróneas en relación a las vacunas.

Las circunstancias que mayormente se consideran como contraindicaciones sin serlo son:

Vacuna

Circunstancias habitualmente percibidas de forma errónea como contraindicación o precaución

En general, para todas las vacunas,
incluyendo DTPa, Td, Tdpa, SRP, Hib,
hepatitis A, hepatitis B, varicela, rotavirus,
VNC, antigripal inactivada, VNP23, Polio, Men·ACWY y VPH

- Enfermedad aguda leve, con o sin fiebre
- Reacción local leve o moderada (es decir, hinchazón, enrojecimiento, dolor)
- Fiebre baja o moderada después de la dosis anterior
- Ausencia de examen físico previo, en persona con apariencia sana
- Terapia antimicrobiana actual (a)
- Fase de enfermedad convaleciente
- Prematuridad
- Exposición reciente a una enfermedad infecciosa
- Historia de alergia a la penicilina, otras alergias no causadas por la vacuna o a componentes no incluidos en la vacuna, familiares con alergias o estar recibiendo inmunoterapia con extractos de alérgenos, solo se tendrá la precaución de aplicarlos en miembros distintos
- Historia de síndrome de Guillain-Barré (b)
- Historia familiar de efectos adversos tras las vacunas
- Antecedentes de convulsiones febriles o epilepsia estable
- Haber padecido la enfermedad para la que se vacuna, ya que en todo caso incrementará la inmunidad frente a ella (tosferina).

- Tratamiento con corticoides tópicos o inhalados o con dosis fisiológicas de reemplazo con corticoides sistémicos

- Antecedentes de asma, eccema o atopia

- Antecedentes de síndrome pertusoide, sarampión, rubeola, parotiditis, varicela, herpes zóster o enfermedad meningocócica
- Patologías diversas: parálisis cerebral, síndrome de Down, ictericia neonatal, bajo peso al nacer, cirugía reciente (si cirugía mayor, demorar las vacunas 2 semanas tras la intervención, valorando siempre el beneficio/riesgo) o inminente (salvo vacunas de virus atenuados en las 4 semanas previas a un trasplante de órgano sólido)
- Lactancia materna (tanto en lo que se refiere a la madre como al lactante), salvo en el caso de la vacunación materna contra la fiebre amarilla y precaución en el caso de la vacunación materna frente a la varicela por si apareciera reacción exantemática local o general a la vacuna, en cuyo caso, por precaución, la madre no contactará con el lactante
- Contacto domiciliario con personas inmunodeficientes (con la excepción de la vacuna antipoliomielítica oral)
- Contacto con enfermedad infecciosa
- Registros vacunales previos no conocidos
- Hospitalización: el niño hospitalizado puede recibir las vacunas que precise en las unidades neonatales hospitalarias, incluida la vacuna frente al rotavirus, según las recomendaciones actuales

DTPa

- Historia de fiebre de ≥40,5 °C durante - Colapso o estado parecido a un shock (episodio de hipotonía-hiporrespuesta) dentro de las 48 horas tras recibir una dosis de DTP/DTPa/Tdpa
- Convulsión ≤3 días después de recibir una dosis de DTP/DTPa/Tdpa
- Llanto persistente e inconsolable que dura ≥3 horas dentro de las 48 horas después de recibir una dosis de DTP/DTPa/Tdpa
- Antecedentes familiares de convulsiones
- Antecedentes familiares de síndrome de muerte súbita del lactante
- Antecedentes familiares de un evento adverso después de la administración de DTP/DTPa/Tdpa
- Condiciones neurológicas estables (parálisis cerebral, epilepsia bien controlada o retraso en el desarrollo neurológico)

Gripe atenuada
(intranasal)

- Profesionales sanitarios que atienden a pacientes con enfermedades crónicas o inmunodeprimidos (una excepción son los que atienden a pacientes con inmunodepresión grave que requieren atención en un entorno protegido)
- Amamantamiento
- Contactos de personas con enfermedades crónicas o inmunodeprimidos (una excepción son los contactos de pacientes gravemente inmunodeprimidos que requieren atención en un entorno protegido)

Gripe inactivada
(inyectable)

- Alergia no grave (p. ej., por contacto) al látex o al tiomersal
- Alergia anafiláctica al huevo
- Administración concurrente de warfarina o aminofilina

Hepatitis B

- Embarazo
- Enfermedad autoinmune (p. ej., lupus eritematoso sistémico o artritis reumatoide)
- Inmunosupresión

Neumococo polisacarídica (VNP23)

- Historia de enfermedad neumocócica invasora o neumonía

Polio inactivada

- Administración previa de ≥1 dosis de vacuna atenuada oral frente a la polio

Rotavirus

- Prematuridad
- Contactos domésticos inmunodeprimidos
- Contactos embarazadas en el hogar

SRP (triple vírica)
(c) (d)

- Prueba cutánea de la tuberculina positiva
- Prueba simultánea de tuberculina en la piel o ensayo de liberación de interferón gamma (IGRA) (e)
- Amamantamiento
- Embarazo de la madre del receptor u otro contacto cercano o familiar
- Mujer en edad fértil
- Contacto familiar o familiar inmunodeficiente
- Infección por VIH asintomática o levemente sintomática
- Alergia al huevo de cualquier tipo, incluida la anafiláctica

Tdpa

- Historia de fiebre de ≥40,5 °C durante - Historia de colapso o estado de shock (es decir, episodio de hipotonía hiporrespuesta) dentro de las 48 horas posteriores a la administración de una dosis previa de DTP/DTPa/Tdpa
- Antecedentes de convulsión - Antecedentes de llanto persistente e inconsolable que dura más de 3 horas, dentro de las 48 horas después de recibir una dosis previa de DTP/DTPa/Tdpa
- Historial de hinchazón extensa de las extremidades después de DTP/DTPa/Tdpa/Td que no se trate de una reacción de tipo Arthus
- Historia de trastorno neurológico estable
- Historia de neuritis braquial
- Alergia al látex no anafiláctica
- Amamantamiento
- Inmunosupresión

Varicela

- Embarazo de la madre del receptor u otro contacto cercano o familiar
- Contacto familiar o familiar inmunodeficiente (f)
- Infección por VIH asintomática o levemente sintomática
- Inmunodeficiencia humoral (p. ej., agammaglobulinemia)

Virus Papiloma Humano

- Prueba previa de Papanicolaou alterada
- Infección conocida por VPH
- Amamantamiento
- Historia de verrugas genitales

 

Para más información, puedes consultar a nuestro equipo de profesionales en nuestro servicio gratuito de Información en Vacunas.

 

Fuente: Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría.

COMENTARIOS