AMPLIACIÓN DE
HORARIOS Y CONSULTAS
Cita Online

blog

 
Consejos
Jueves, 02 de Julio de 2020
 

Urgencias dermatológicas en verano: ¿cuándo llevar a los niños?

 
Redacción
 

Las pediatras Teresa Domínguez y Adelaida Sánchez explican en qué casos es importante acudir para prevenir el empeoramiento de muchas patologías.

Urgencias dermatológicas en verano: ¿cuándo llevar a los niños?

La pandemia de la COVID-19 ha hecho que muchos padres duden a la hora de llevar a urgencias a sus pequeños, fundamentalmente por el miedo al contagio. Sin embargo, los pediatras advierten: hay muchas patologías que pueden empeorar que, de no tratarse a tiempo, pueden ocasionar mayor riesgo. Por eso, y siempre ante la duda, se debe consultar con un especialista. 

 

Dermatitis, impétigos y picaduras

 

La Dra. Teresa Domínguez Coronel, pediatra de Grupo IHP del hospital QuirónSalud Huelva, señala tres causas principales por las que debemos llevar a los niños a urgencias:

  • Complicaciones en las dermatitis: se debe ir al hospital en caso de que se produzca y complique un brote de dermatitis atópica (inflamación crónica que produce sequedad, picor e inflamación de la piel); tenga lugar un episodio grave de dermatitis del pañal, una inflamación de la piel del culete de origen irritativo; así como la dermatitis de contacto, aquella que surge tras entrar en contacto con una sustancia que desencadena una respuesta alérgica. “En verano confluyen algunos factores, como el calor o la humedad, que hacen que muchas inflamaciones de la piel o dermatitis como así se llaman, sean frecuentes. Sus causas en pediatría son la atopia, las irritaciones, las infecciones, y las sensibilizaciones”, señala la Dra. Domínguez.

 

  • Impétigos: se trata de una infección superficial y localizada de la piel producida por bacterias que entran a través de una pequeña herida. Esta patología se manifiesta inicialmente con una manchita roja que da lugar a una vesícula, que al romperse forma una costra amarillenta. “El propio paciente al tocarse se lo va inoculando en distintas zonas del cuerpo y también se puede contagiar a las personas que convivan con el mismo. El tratamiento es la limpieza con agua y jabón y posteriormente una pomada antibiótica, o bien con jarabe si son lesiones muy extensas o aparece fiebre”, explica.

 

  • Picaduras de insectos: a nivel local puede surgir inflamación o infección, o bien afectar a todo el organismo (anafilaxia) en caso de ser alérgicos. “Hay que lavar la zona con agua y jabón para evitar infecciones, por lo general. Si tiene picor, aplicar una loción calmante con calamina. Si aparece muy inflamada, roja, o caliente debemos consultar para descartar infección”, añade.
Urgencias dermatológicas en verano: ¿cuándo llevar a los niños?

Quemaduras solares

Si estas son graves debe acudirse a urgencias, la Dra. Adelaida Sánchez, pediatra de Grupo IHP del hospital QuirónSalud Marbella, indica que “si la quemadura se ha producido en un niño menor de un año, un pediatra determinará el tratamiento pertinente. En el caso de aparición de fiebre, se debe acudir al hospital aunque el niño sea mayor de esta edad”.

La Dra. Sánchez concreta que las quemaduras de la piel se reconocen por su enrojecimiento, aunque en ocasiones puede provocar escozor y, en casos más graves, vómitos, náuseas, dolor de cabeza, o incluso fiebre. “En los casos leves, la aplicación de una crema hidratante y calmante durante los días posteriores será suficiente. También hay que proporcionar al niño agua y zumos naturales porque las quemaduras solares producen deshidratación”.

Para impedir las quemaduras por el sol, la pediatra incide en evitar la exposición al sol en las horas centrales del día (entre las 12:00 y las 16:00 h.), aparte de que los niños lleven gafas de sol con factor de protección UV para evitar quemaduras en los ojos, así como un gorro.

Recomienda también el uso de crema fotoprotectora solar de factor 50+, justo media hora antes de salir a la calle y renovarla cada media hora, especialmente si los menores están entrando y saliendo constantemente del agua. Sin embargo, avisa de que en los bebés de menos de 6 meses está contraindicada la fotoprotección solar y estos no deben exponerse al sol, dado que su piel es todavía muy sensible y sigue formándose.

Artículo original publicado en cabeceras del Grupo Joly.