AMPLIACIÓN DE
HORARIOS Y CONSULTAS
Cita Online

blog

 
Consejos
Jueves, 02 de Abril de 2020
 

Confinamiento y niños: cómo afrontar las situaciones difíciles

 
Redacción
 

Los especialistas del área de salud mental recomiendan ejercicios prácticos partiendo de que escuchar a los niños y darles mucho cariño es fundamental.

Confinamiento y niños: cómo afrontar las situaciones difíciles
Estar en casa todos los días y pasar muchas horas juntos puede generar roces entre hermanos, entre padres y niños, entre los padres u otros miembros de la familia, etc. De ahí que sea importante hacer del confinamiento un proceso de adaptación paso a paso. Nuestros especialistas del área de salud mental nos explican una serie de situaciones que pueden presentarse en casa mientras dure el estado de alarma y saber cómo afrontarlas con nuestros pequeños:
 
  • Rabietas: son frustraciones que siente el niño ante un deseo de no poder lograr algo. Se manifiestan a través de gritos, pataletas, molestias y llanto descontrolado. Esto ocurre porque, a nivel madurativo, aún no están listos para regular su conducta adaptativa. La mejor forma de gestionarlas es entendiendo que es su manera de expresar que está incómodo. Se les debe brindar seguridad y tranquilidad. También es importante que no nos tomemos la rabieta como algo personal, ya que es vital que los padres les acompañen en este comportamiento. 
  • Miedos: son emociones primarias provocadas por la percepción de estar en peligro. Los niños lo pueden manifestar por el temor a estar solos, quedarse a oscuras o dormir solos. La forma de gestionarlo es que los padres validen esta emoción en sus hijos y luego transmitirles seguridad, protección, confianza y conversando con ellos para saber qué les preocupa.

 

Ante este tipo de situaciones, te proponemos varios ejercicios prácticos como: leerles cuentos sobre monstruos de forma divertida, hacer que coloreen un monstruo con una de sus emociones favoritas o pintarlo de color verde (incita a la calma).

Igualmente, para fomentar la comunicación de los papás con sus pequeños ante posibles rabietas, pueden elaborar conjuntamente una tabla de rutinas conversando con ellos. Dentro de estas actividades podemos insertar bailes, ejercicios, circuitos, entablar conversaciones asertivas, siempre dirigidas hacia lo positivo y escuchando sus emociones. Además, también podemos establecer en casa un espacio o rincón de la calma, donde puedan estar para volver a su paz y cuando se sientan preocupados. 

Es fundamental también que todas estas técnicas se complementen con abrazos, cariños, caricias y mucha presencia. 

Recomendaciones para pequeños con discapacidad

Confinamiento y niños: cómo afrontar las situaciones difíciles
Son muchas las familias que tienen un hijo con discapacidad y que acuden a sesiones de terapia con sus pequeños regularmente. En este sentido, y ante la situación de confinamiento en la que nos encontramos, las sesiones de terapia son de vital importancia para ellos y para los padres, ya que somos una fuente de herramientas y apoyo. Algunos ejercicios prácticos que podemos realizar en casa:
 
  • Juegos psicomotores: todos los que se nos ocurran que impliquen movimientos, tanto gruesos (lanzar una pelota, saltar, imitar movimientos de baile, etc.) como finos (moldear plastilina, colar macarrones en espaguetis, meter un cordón por los agujeros de un colador, colorear, imitar movimientos de dedos al ritmo de una canción, etc.).
  • Crea un panel atencional: puedes hacerlo dibujando o con pegatinas, coge un folio y llénalo de letras, números, dibujos sencillos de imágenes cotidianas como animales o coches de diferentes tamaños y colores. ¡Después a buscar juntos y a estimular la atención!
  • ¿Quién es quién?: podemos dibujar en dos folios los mismos personajes (monigotes con diferentes características) para luego jugar al quién es quién.
  • Retos: para trabajar memoria de trabajo, funciones ejecutivas y comprensión de órdenes. Dale tres o cuatro instrucciones sencillas para que tenga que recordar y hacer, por ejemplo: Di el nombre de un animal, da tres saltos, coge un objeto de color azul y pon cara de sorpresa).
 
Si tu hijo tiene dificultades en actividades de la vida diaria, ahora puedes ponerlas en práctica con más tranquilidad y tiempo. Céntrate en cada tarea, implementándola en la rutina, ve paso a paso. También puedes hacer moldeamiento, guiándole de forma física si lo necesita. Cuanto más se practique, mejor.
 
En definitiva, permite que tu pequeño exprese siempre sus emociones. Debemos darles tiempo hasta que se habitúen a las nuevas rutinas en casa. 
 
Recuerda que para cualquier consulta nuestros profesionales están a tu disposición: 954 610 022.